DÏA NACIONAL DEL PSICOLOGO/A VÍCTIMA DEL TERRORISMO DE ESTADO

Fundamentación: Conformar un espacio referencial para pensar , proponer, hacer y acompañar en la promoción de derechos y la prevención de situaciones que, por acción u omisión resultan violatorias de los mismos y que afectan a los matriculados en el ejercicio de su profesión y a la comunidad en general en cualquier aspecto de su vida
silvia lattanzio
Mensajes: 11
Registrado: Jue Jun 28, 2018 11:49 am
Nombre: Silvia
Apellido: Lattanzio
Matrícula: 15039

DÏA NACIONAL DEL PSICOLOGO/A VÍCTIMA DEL TERRORISMO DE ESTADO

Nota por silvia lattanzio » Dom Ago 08, 2021 8:28 pm

8 de octubre “Día Nacional del PSICOLGO VICTIMA DEL TERRORISMO DE ESTADO”
En reconocimiento a la inclaudicable tarea de la PSIC BEATRIZ PEROSIO y a través de ella a las/los psicólogos y estudiantes de psicología en su lucha , compartimos la ´}a publicación de la FEPRA.

“ Día Nacional del Psicólogo/a Víctima del Terrorismo de Estado"
La Comisión Nacional de Derechos Humanos de la Federación de Psicólogos de la República Argentina, en este 8 de Agosto, Día Nacional del/a Psicólogo/a Víctima del Terrorismo de Estado, recuerda a su primera presidenta, Lic. Beatriz Leonor Perosio, también presidenta de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires (APBA). Reivindicamos en ella a todas/os las/os trabajadoras/es de la Salud Mental, que, como miles de personas comprometidas con su comunidad, hicieron de su profesión una herramienta de construcción colectiva.
La fecha fue instituida por esta Federación en Asamblea de Delegados el 29 de Marzo de 2009 en homenaje a Beatriz Leonor Perosio presidenta en ejercicio al momento de su desaparición, ocurrida el 8 de agosto de 1978 en su lugar de trabajo.
Según Eduardo Galeano, cuando “de veras está viva, la memoria no contempla la historia, sino que invita a hacerla”. Y es en ese sentido que instamos , en estos tiempos, a hacer realidad los ideales que inspiraron la lucha de Beatriz Perosio por construir un “proyecto para todos/as”. En sus propias palabras “No hay otra manera de lograr nuestra libertad de trabajo y la jerarquización de nuestra carrera sin una organización que nos fundamente y nos respalde. Hoy en día son impracticables los proyectos individuales o de pequeños grupos”. Posicionamiento acaso imprescindible en estos días donde la salida es colectiva.
Con la última dictadura cívico-militar, no solo secuestraron, torturaron y desaparecieron a miles de personas, sino que además pretendieron hacer desaparecer teorías, saberes y prácticas/experiencias en salud mental, que ponían el centro en lo comunitario y en la dignidad del sujeto con padecimiento mental. Aún en democracia, continuaron vigentes formas de entender la subjetividad y el sufrimiento psíquico, que quisieron borrar o invisibilizar al otro como semejante y el pensamiento de una práctica subjetivante, en el marco de la ternura y el buen trato, con condiciones dignas de vida y de trabajo.
Fueron más de 110 los/as psicólogos desaparecidos como cientos los estudiantes de psicología secuestrados/as, torturados/as, y desaparecidos/as, mucho más aún si hablamos desde la perspectiva de trabajadores del campo de la salud mental. Con su desaparición, se cerraron carreras de psicología, miles de docentes fueron cesanteados/as y obligados/as a exiliarse, se prohibieron las actividades gremiales, la sindicalización y se impidieron la jerarquización de nuestra profesión, y las alternativas interdisciplinarias y socio-comunitarias de abordaje del padecimiento mental, que procuraban desterrar las lógicas manicomiales.
Hoy, la pandemia nos desafía a demostrar qué lugar ocupa para nosotros/as el/la otro/a, generando estrategias colectivas de cuidado mutuo, que nos impidan caer en lógicas represivas, que reinstalen la figura de “el otro” como “enemigo” o como “peligroso”. Como trabajadores/as del campo de la salud, será nuestra responsabilidad proponer nuevas formas de lazo social, desde una ética del cuidado, que alerte sobre todo intento de ver a mi par como rival u obstáculo.
Así, resulta indispensable retomar los idearios que impulsaron los sueños de quienes nos precedieron. Tal vez encontremos en ellos/as, las alternativas solidarias, sororas y respetuosas de transitar la pandemia y construir un “después” comunitario.
Por más memoria, verdad y justicia, por las 30mil razones que tenemos para no claudicar en esos ideales de un país para todos/as/es.
Por una paz fundada en la memoria, en la justicia y en una ética del cuidado... “

Comisión Nacional de DDHH de la FePRA

Postear respuesta